MARSHA P. JOHNSON y SYLVIA RIVERA

Las madres del orgullo LGTBI

Este junio la serie de mujeres inspiradoras se llena de color y revolución gracias a Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera, dos mujeres transgénero que fueron protagonistas del origen de lo que hoy conocemos como el Orgullo LGTBI

Este mes, al igual que con la mujer inspiradora de mayo, también cruzamos el charco para viajar hasta el Greenwich Village de Nueva York (aunque no hayas estado seguramente te resultará familiar gracias a la serie Friends).

Después de este viaje en el espacio, sólo nos queda dar un pequeño salto en el tiempo para llegar al Nueva York de mediados del siglo XX, dominado por un sistema conservador donde la homosexualidad era considerada delito. En ese contexto represivo los gays, lesbianas y trans se vieron obligadas a habitar espacios clandestinos (controlados por la mafia) donde poder ser ellas mismas. El pub de ambiente Stonewall Inn ubicado en en el Greenwich Village era el establecimiento de ambiente estrella de la época.

El 28 de junio de 1969 la policía hizo una de sus habituales redadas en el Stonewall pero aquel día ocurrió algo diferente: el hartazgo por las continúas humillaciones pudo más que el miedo y la clientela del pub se rebeló dando lugar a una revuelta que se prolongó durante varios días.  Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera, amigas desde su adolescencia tuvieron un papel protagonista en los disturbios de aquella noche de junio donde el orgullo paso de ser individual a convertirse en un orgullo y conciencia colectiva.

El 28 de junio de 1970 se celebró la primera manifestación del Orgullo para conmemorar la revuelta del Stonewall Inn, desde entonces cada 28 de junio las calles se llenan de colores y pancartas por la diversidad sexual. Marsha P. Johnson y Sylvia Rae Rivera participaron activamente en estas marchas pero desde una posición muy crítica ya que como personas disidentes (trans y racializadas) veían como el propio movimiento de gays y lesbianas estaba dejando fuera a las personas que no encajaban dentro de una normatividad blanca, capitalista y de clase media.

El activismo de Marsha y Sylvia fue mucho más allá de la defensa de los derechos de la comunidad LGTBI, trabajaron activamente por ayudar y dar voz a todas las disidentes sexuales, raciales, de género o de comportamiento.

Pin It on Pinterest