ÁNGELA RUIZ ROBLES (1895-1975)

la precursora del… ¡e-book!

Mujeres inspiradores para el 2019‘ entra en la primavera
con Ángela Ruiz, la precursora del libro digital

¿Tienes un e-book? Te propongo que lo visualices e imagines su origen. Conozcas o no a su creador (Michael Hart) seguramente tu mente ha viajado veloz a Estados Unidos pero si tiramos un poco más del hilo llegaremos a un pueblecito de León, ¿te vienes?

Hemos hecho un viaje de 124 años atrás, estos saltos en el tiempo a veces son un poco complicados así que te ayudo a ubicarte. Estamos en 1895 en un pequeño pueblecito de León llamado Villamanín, Ángela Ruiz Torres llega al mundo en el seno de una familia acomodada. Su vocación la lleva a estudiar Magisterio en León donde en 1915 comienza su trayectoria como maestra impartiendo clases en ese mismo centro. A partir de ese momento sigue con su labor docente en otras escuelas, obtiene la plaza de maestra en una aldea cercana a Ferrol, imparte clases altruistamente en la Escuela Obrera gratuita y funda su propia academia ‘Elmaca’ (nombre inspirado en los nombres de sus tres hijas: Elena, Elvira y María del Carmen)… Qué de cosas, no me extraña que su nieto la recuerde trabajando por las noches mientras todos dormían.

Ángela es una mujer muy avanzada a su tiempo, una mujer emprendedora comprometida con la mejora de los métodos de enseñanza. Consciente de que el aprendizaje es mucho más sencillo cuando se interactúa, creó varios inventos revolucionarios: el libro mecánico, la máquina taquimecanográfica y tacháaaan tacháaaaan:

La enciclopedia mecánica

enciclopedia mecanica

La enciclopedia mecánica tenía forma de maletín y viendo lo que Ángela imaginó podemos decir que es casi una versión beta del e-book actual. Aunque la tecnología no tuviese nada que ver con nuestros dispositivos te cuento algunos de los objetivos de este gran invento, en mi opinión apuntaban directos al futuro:

  • Facilitar la comprensión de las asignaturas a través de la interacción y el juego.
  • Unir en un único soporte todas las asignaturas aligerando el peso y reduciendo el volumen. Cada carrete era una asignatura, como los carretes eran extraíbles podían ser llevados desde casa evitando acarrear libros de casa al aula y del aula a casa.
  • Permitir leer en ambientes oscuros ya que tenía iluminación.
  • Incluir sonidos con la explicación de los contenidos.
  • Facilitar la lectura a personas con problemas de visibilidad, acoplando lentes de aumento.
  • Realizar anotaciones, dibujos y operaciones. La parte de la izquierda estaba destinada para una serie de abecedarios automáticos en todos los idiomas, una bobina con dibujo lineal y un plástico para escribir.
  • Reducir el coste de la edición y publicación de los libros ya que no nocesitan cubiertas ni encuadernación.

Ángela Ruiz Robles construyó un prototipo de la enciclopedia mecánica en los talleres del Parque de Artillería de Ferrol e intento obtener financiación para contruir una versión comercial más ligera pero no obtuvo el apoyo económico de las autoridades educativas. Si te has quedado con ganas de ver el prototipo puedes verlo en este video. 

Pin It on Pinterest