AGNÈS VARDA

la espigadora

Agnès Varda, la ‘abuela de la Nouvelle Vague’ (1928 – 2019)

¿Alguna vez has visto una patata con forma de corazón? La verdad es que son inspiradoras a rabiar. Como el trabajo de la directora de cine francesa Agnès Varda, conocida como la ‘abuela de la Nouvelle Vague’ (movimiento cinematográfico francés surgido a finales de la década de 1950).

Te voy a contar un secreto (que me da un poco de vergüenza): hasta hace poco más de un mes no había visto ninguna película de esta cineasta francesa, conocía su nombre y había visto fotografías suyas del 2017 en el festival de San Sebastián y en los Oscars (en ambos recibió el premio honorífico) pero no había tenido el placer de conocer su trabajo.

Agnès Varda nació en 1928 y murió a sus noventa años hace poco más de un mes. Fue entonces cuando escuché a un hombre contar que para despedirse de la cineasta había viajado desde Irun hasta París para llevar una patata a la casa de Agnès Varda. Irun-París: 802 km. Una patata.

No se como eres tú de impresionable, pero a mi esa historia se me quedó grabada. Nada más llegar a casa busqué la filmografía de Agnès y ahí estaba el documental ‘Los espigadores y la espigadora’ (2000). Lo vi y entendí qué demonios hacía una patata viajando 802 kilómetros. La Varda es muy grande.

Este documental es una delicia, en el que Agnès se inspira en el cuadro de las Cosechadoras de Millet y ‘escribe’ sobre el espigueo moderno posando su cámara en las personas que viven recogiendo (ya sea por necesidad o por convicción ética) lo que otras dejan abandonado. Se trata de una especie de collage de imágenes e historias realizado a través de una mirada poética, sensible, social y muy humana.

Este documental tuvo mucho éxito, y si bien es verdad que hasta ese momento algunas personas cinéfilas se acercaban a ella para mostrarle su admiración fue a partir de ‘Los espigadores y la espigadora’ cuando Agnès conectó con el público y empezó a recibir cartas de gente que le daba las gracias y le contaba cómo espigaba. Impulsada por la reacción del público, a los dos años realizó otro documental (Los espigadores y la espigadora: dos años después) en el que revisita a las mismas personas para ver cómo les ha cambiado la vida después de la película y muestra algunas de las cartas que ha recibido.

Atrapada por la forma de mirar y de contar de Agnès Varda busqué su último documental: Caras y lugares (2017). De bonito que es, es brutal.  En esta obra, la cineasta francesa y el artista visual JR (muralista y fotógrafo) se suben en una extravagante furgoneta-fotomatón y se van de ruta por los pueblecitos de la campiña francesa. En ese viaje fotografían a personas de esos lugares y las pegan en muros y paredes. Una oda a la imaginación y la creatividad. Todo ello desde un punto de vista muy humano y con un sentido del humor admirable.

Sin duda seguiré buceando en el trabajo de esta gran cineasta. Comparto contigo varios documentales que me han parecido muy interesantes para conocer tanto su obra como su personalidad y forma única de entender el mundo:

* Te recuerdo que si este proyecto te parece interesante tienes abiertas de par en par las puertas para compartir el nombre o historia de esa mujer inspiradora para ti y que no entiendes ¡como podemos vivir sin conocerla!. Puedes escribirlo en los comentarios del post del proyecto o enviarme un mensaje a lucia@lulumka.com. Si es una de las mujeres ilustradas los próximos meses y quieres, te enviaré la ilustración con calidad de impresión a tu email.

Pin It on Pinterest